¿De qué hablamos cuando hablamos de Branding?

branding
COMPARTIR

Pongamos que tenemos una marca o un producto y una idea muy clara de lo que queremos que el cliente perciba sobre ellos. ¿Cuál es la estrategia a seguir en ese caso? Pues no nos queda otra: tenemos que volcarnos con el Branding.

El Branding es uno de esos anglicismos que nos suena un poco a chino, pero que en realidad no es más que la estrategia que desarrollamos para construir una marca. Y sí, tanto la identidad como la imagen corporativa tienen bastante que ver con todo esto.

La identidad corporativa de una marca o un producto hace referencia a sus aspectos visuales:  es su manifestación física. Así, dicha identidad incluye la elección de colores específicos, logotipos, una tipografía concreta, etc. La imagen corporativa, sin embargo, hace referencia a cómo los usuarios perciben una compañía, es una imagen generalmente aceptada de lo que dicha compañía significa. Para que nos entendamos mejor:

Y el Branding es la estrategia que utilizamos para conseguir que lo que queremos reflejar acerca de nuestra marca sea lo que el usuario perciba como mensaje. Se trata, en definitiva, de lograr que nuestro cliente tenga una percepción sólida y positiva de nosotros. Se trata, sí, es cierto, de una percepción emocional, pero que, bien desarrollada, y siempre, claro, que nuestro producto o marca den la talla, puede durar para siempre, o al menos mucho tiempo. Se trata, a la postre, de lograr lealtad absoluta por parte del cliente.

Desarrollo de una buena estrategia de Branding

Para desarrollar una buena estrategia de Branding, debemos hacer, en primer lugar, un análisis exhaustivo del mercado y también de nuestro target y sus necesidades. Entender lo que nuestro público objetivo espera nos sirve para llegarle mejor y transmitirle los valores que queremos de forma más efectiva.

Pese a que la parte visual del Branding es la que se aprecia más inmediatamente, una estrategia correcta debe constar de muchos elementos tanto o más importantes que la identidad visual, como por ejemplo, el Naming (la elección de un buen nombre es fundamental en términos de percepción positiva) o el posicionamiento (o lo que es lo mismo, la posición de nuestro producto en el mercado). Asimismo, el tono de voz de una empresa o producto, el mobiliario, el packaging o la misión y la visión, son fundamentales para desarrollar un buen Branding.

Y aunque más adelante incidiremos más en temas relativos al Naming, la importancia del color o el tono de voz, vamos a poner varios ejemplos aquí que ilustran éxitos del Branding de ayer, hoy y siempre.

McDonald’s: La cadena de restaurantes decidió quitarse el sambenito de “comida basura”, y lo hizo, simplemente, cambiando sus colores corporativos. El predominio del verde botella y el dorado frente al rojo y al amarillo de antes, confieren a la marca una cierta sensación de madurez y de aumento de la calidad.


McDonalds570_15El cambio de la identidad visual de McDonald’s se expandió también al mobiliario de sus restaurantes, que ahora tienen más aspecto de local serio que de carpa de circo.

Branding

Apple: El ejemplo de Apple es casi superlativo. ¿Y por qué decimos esto? Pues porque desde el Naming hasta el mobiliario, pasando por el logo y la identidad verbal, el Branding de Apple es integral. ¿Quien no reconoce una tienda Apple a primera vista?

branding apple

¿Quien no relaciona un packaging de color blanco con Apple (a pesar de que se trata de un color cada vez más predominante en el envasado de productos)?

¿Quien no reconoce la manzana mordida de su logo?

Por no hablar del tono de voz entendido, no sólo como voz escrita (en Redes Sociales o en la web), sino también como Servicio Post-Venta o Servicio de Atención al Cliente.

Tiffany & Co: La joyería Tiffany es el ejemplo de lujo democrático por excelencia. A pesar de la limpieza y simpleza de su imagen, todos la reconocemos a la primera. Y uno de los elementos que más fuerza tiene en su Branding, aparte del uso del corazón que utilizan en muchos de sus diseños, es su azul, que ha llegado, incluso, a ser conocido como ‘Azul Tiffany’.

Policía Nacional: Aunque en este caso no estemos hablando de una marca ni de un producto en sí, el tono de voz de la Policía Nacional en redes es fácilmente reconocible. Aquí un ejemplo:

branding voz

En definitiva, y aunque muchas veces no nos demos cuenta de su importancia, el Branding supone el mantenimiento de un conjunto de atributos y valores inherentes a la marca y será por lo que el público la identificará. 

branding

Por cierto, que el nuevo World Trade Center de Nueva York ha pagado la friolera de 3,57 millones de dólares por su Branding. Ahí es nada.  Aquí en Maldon podríamos haber desarrollado, sin duda, la estrategia del WTC y nos hubiera quedado de muerte. Así que la respuesta a vuestra pregunta es sí, sí, hacemos Branding. Y he aquí un ejemplo bien bonito.

Como siempre, ya sabéis que, aparte de para poner en marcha estrategias de Branding, estamos a vuestra disposición para satisfacer todas vuestras necesidades de Marketing, Diseño y Tecnología.

¡Venid a vernos o escribidnos aquí!